lunes, 2 de agosto de 2010

Intelligent elite y el marketing viral

En los últimos días ha estado circulando a través de mensajes directos en Twitter el siguiente twitt:


Donde te redirecciona a la siguiente página:


El hecho es que miles de mensajes directos fueron enviados a miles de usuarios de Twitter y varios mensajes directos llegaron seguramente a tu bandeja de entrada.

Estamos frente a un clásico ejemplo de marketing viral. Controvertido si, pero bastante efectivo. La semilla es el twitt que muestro arriba. El terminar el test se invita al usuario a seleccionar entre sus seguidores a quién se le envía la semilla. El estímulo el resultado del test. ¿Funciona el marketing viral? Absolutamente. ¿Molesta el marketing viral? Depende de cómo fue diseñado.

Pero ¿Quién está detrás de todo esto?

Intelligent elite es una red social para personas con elevado IQ. Fue diseñada originalmente para ser un directorio de miembros de Mensa y una red internacional de personas con elevado nivel de inteligencia, en la actualidad basta con pasar el test inicial. Intelligent elite fue creado por el Centro Europeo de Educación y Tecnología. Una empresa basada en Londres que se dedica que se dedica a relacionar a personas con alto grado de inteligencia, según ellos debo aclarar. El hecho es que esta estrategia ha causado controversia como cualquier otra estrategia de marketing viral.

Recordemos ahora el caso “sacrifica un amigo”. Estratégia de marketing viral de Burger King cuyo objetivo era sacrificar 10 amigos de Facebook a cambio de un cupón para una Whopper. En tu bandeja de entrada encontrabas un mensaje informándote que un amigo te había cambiado por la décima parte de una Whooper y, por supuesto, te invitaba a cambiar a 10 amigos por una amburgesa.

 

Esta aplicación fue retirada de Facebook ante la controversia que creó. Pero fue tan exitosa que todavía se habla de ella.

Los usuarios le dan acceso a la aplicación a su cuenta y se lo retiran cuando quieran, En Facebook le dabas permiso de acceder a tu cuenta a la aplicación de Burger King y cada usuario la desinstalaba cuando quisiera. En el caso de Twitter es igual. Las aplicaciones están registradas y tanto Facebook como Twitter las pueden retirar cuando violen sus políticas.

El marketing viral no es spam. Los usuarios deciden diseminar la semilla viral. Pero al ser tan controvertido se logra lo que toda marca desea: Exponer su nombre a millones de usuarios y lograr que se hable de ella en redes sociales. ¿Cuántos de ustedes sacrificarían a un amigo en Twitter por la décima parte de una Whopper? Esta aplicación de Burger King tiene más de un año y todavía se habla de ella.

Para los puristas de la web 2.0 es una falta de respeto a los ideales de convivencia en las redes sociales, pero el marketing es pragmático y bien diseñado eficiente. Lo siento idealistas de las redes sociales, van a hacer muchos corajes. La creatividad en el marketing viral no tiene límites. Algún día diseminaran una semilla viral alegremente producto de una estrategia altamente creativa y entonces dirán: “malvados me hicieron caer”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada